16 abr. 2018

Embarazos a tu alrededor

La noticia de un nuevo embarazo siempre es alegría por esos futuros papas.
Pero que pasa cuando la persona que recibe esa noticia de ese embarazo de unos amigos, familiares... vamos de una persona de nuestro entorno, ha sufrido alguna perdida, o no llega su ansiado bebe.

Pues llevo desde 2016 sufriendo por haber perdido a mis hijos. Me he convertido en madre pero no de la manera que todos pensamos al escuchar la palabra madre.
Soy madre de brazos vacíos y desde aquel día, los embarazos a mi alrededor se convertían en pesadillas para mi.
Rabia, tristeza, impotencia. No poder sentir alegría por esos nuevos padres, que tan fácil habían conseguido lo que yo tanto deseo.
Sentirme mal, incluso culpable por no poder sentir esa alegría que se siente cuando una persona de tu entorno se queda embarazada.
Mas dolor aun si cabe, cuando se trata de tu hermana. Cuando los hijos de tu hermana serian del mismo año que tus dos hijos perdidos.

En mi caso la única diferencia con mi hermana al resto de embarazos es que con ella he sabido reconciliarme. A pesar de no haber hablado directamente con ella esto. 
He vivido, o mas bien me ha dejado vivir ciertas cosas a su lado que para mi han sido como una reconciliación.
Con ella he necesitado poco trabajo para sentir felicidad pelan por ella y por su familia, que también es la mía. Sus hijos para mi son los que me dan la vida a día de hoy.

Pero cuando se trata de una amistad, por cercana que sea, cuesta mas, mucho mas. (por lo menos en mi caso)
Una noticia que solo a ti te duele, que no sabes donde meterte, que recibes en el peor momento y te llenas de sentimientos negativos que te hacen sentir mala persona.
Pero luego te das cuenta que estas en todo tu derecho, que has de ser egoísta y pensar por ti, que no eres la única que se ha sentido así, que hay mas mamas por el mundo que sienten lo mismo que tu. Y te aferras a tus deseos, a tus sueños, a que tu algún día estarás en su lugar, abrazando a la vida y no a la muerte.

Sentirse así es lo normal, no somos malas personas por no alegrarnos. Tenemos derecho a sentir todos estos sentimientos, porque perder un hijo, no conseguir dar vida es muy muy doloroso y si no lo vives no nos entiendes.
Así que si estas qui leyendo esto porque te has sentido así, te mando un abrazo, te digo que llores, grites y sientas esa rabia que te invade, que es normal, que no te culpes. Porque no te hace mala persona, al contrario, te hace mejor madre.

No hay que culparse, porque eso no nos dejara alcanzar nuestras metas.

Y si eres una embarazada que no ha recibido la mejor enhorabuena de una amiga que ha sufrido una perdida, no te enfades, abrázala y no la dejes de lado por no sentir la misma alegría que seguro tu sentiste por ella antes de su perdida.
Que si le das la noticia haciéndole ver que te preocupas por ella y por como lo este pasando se le hará mas "fácil" digerir tu noticia.







No hay comentarios:

Publicar un comentario