15 ago. 2016

Trato matronas y personal sanitario

Ya había visto artículos y comentarios sobre el hospital de mi zona, y eran buenos. Pero hasta que no lo vives no te lo terminas de creer. (Hablo de la parte de maternidad)

Matronas y la ginecóloga que me toco, trato de 10, y la mayoría de enfermeras también.
Yo estuve en la planta de maternidad ingresada durante todo el proceso y toda mi recuperación.
Cuando llegue al hospital fue a urgencias, de ahí a la consulta de ginecología en paritorios y ya de ahí a la habitación 102, no se me olvidara ese número.


Empiezo a ver el trato de 10 cuando la ginecóloga mientras está haciéndome la eco y ya me ha dado la mala noticia, nos pregunta a mi madre y a mi si nos da tiempo o termina de hacer la ecografía.

Continúa con insistir en ponerme en una habitación sola, ya que no me iban a poner con una recién parida o con una que está apunto de parir. Les toca cambiar alguna mama de habitación, pero consiguen ponerme sola, ya que las habitaciones son de dos.
Como eso tarda nos pasan a una de las habitaciones de paritorio para no estar ahí en la consulta y nos dan más intimidad.

Durante el proceso de dar a luz me sentí respetada en todo momento, me preguntaban, me explicaban que me hacían o iban a hacer.
Lo más frio que recuerdo fue el quirófano, que te meten ahí, sola, ves a médicos, anestesista, auxiliares…. No sé qué personal hay en quirófano, pero sé que vi a mucha gente ya con sus mascarillas puestas y todos de verde.
Yo creo que estaba tan en sock que ni siquiera me importo ya esa parte, total ahí iba a estar dormida.

Y ya lo siguiente fue el trato de las matronas. La primera se me acerca me coge del brazo y me dice – Hola soy Carmen, matrona, siento lo de tu bebe, si necesitas algo aquí estoy.
Carmen, no se me olvidara esa chica, fue la que me dijo lo más bonito que podían decirme en un momento así. Me lo dijo unos días después de estar ingresada, además creo que fue el mejor momento, ya que me lo dijo estando mi hermana y mi madre a mí lado y las tres lloramos. (es de lo que os hablo en la entrada anterior, Microquimerismo fetal).

Hubo otra matrona, que también se presentó, Eugenia, Euge. También súper genial, se presentó y me trataba muy bien. Lástima que ella terminaba como matrona en ese hospital y solo la vi dos días.
Y la tercera que había estaba de vacaciones, asique con quien más coincidí fue con Carmen, que además me decía que pronto nos volveríamos a ver, pero abajo, refiriéndose a paritorio.
Ojala que cuando me vuelva a quedar y me toque dar a luz me toque con ella, sería maravilloso.

El caso es que en un momento tan duro que te traten así, aparte de tu gente, te sube mucho el ánimo. Casi todo el personal sanitario que me trato, desde auxiliares hasta ginecólogas, me hacían ver el lado positivo y transmitían cariño.

Aunque sé que no lo leerán, pero agradezco a cada una de las que me dijo una palabra de ánimo y de apoyo. Y sobre todo a Carmen por ser una matrona de 10, por contarme sus experiencias en partos en la sala de la bañera, por contarme lo del microquimerismo fetal que me ha dejado muy marcada para toda mi vida, por darme animos y decirme que pronto nos volveríamos a ver, por tomarse su tiempo y explicarme muchas cosas.

Oajala todas las mamas que pasen por vuestras manos salgan asi de contentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario